lunes, 11 de abril de 2011

El placer de ignorar



Peter Smith trabajaba como asesor de su país, Estados Unidos, en el Cuarteto para Oriente Medio de la ONU. Smith era experto en relaciones internacionales y máster en economía. Aquel día se levantó a las siete de la mañana, como acostumbraba en los días que tenía reunión de trabajo en Nueva York. Siempre pasaba la noche en el mismo hotel. Era ideal, estaba en Manhattan, aseguraba comodidad y confort y la confidencialidad necesaria si la jornada de trabajo se alargaba y había que seguir trabajando en la habitación. En cuanto sonó el despertador Smith saltó de la cama enérgicamente. Salir de la cama no era tan malo si al poner los pies en el suelo te esperaba una moqueta calefactable de un gris señorial. Agua en la cara, un poco de colonia, más agua para domar el pelo. A los dos minutos el desayuno estaba en su puerta. A las ocho menos cuarto en la entrada del hotel lo esperaba un taxi. La distancia hasta la sede la ONU no era tan grande pero Peter se sentía mejor viendo la ciudad desde el coche. En la reunión de ese día había que aclarar la postura del cuarteto respecto a la ampliación de los asentamientos judíos en Cisjordania. Los países de la ONU, empujados por la iniciativa de las regiones árabes y musulmanas, se habían posicionado totalmente en contra de estos avances de Israel en territorio palestino. Rusia y la Unión Europea no tenían su posición del todo clara. Rusia parecía estar más a favor de Palestina pero en la UE seguía vigente el dilema entre la economía y la ética. Ante esta situación el trabajo de Peter Smith era convencer a todos ellos de que las actuaciones de Israel eran nobles. Después de tres horas de debate la resolución sobre la postura oficial se aplazó a la siguiente reunión. EEUU había conseguido que no se formara la posible mayoría pro-palestina que se intuía al principio del encuentro. Los colonos podían seguir avanzando sin condena.

En ese mismo momento, en Cisjordania era de noche. Namir estaba durmiendo en la casucha que levantó como pudo junto a su hijo durante la semana anterior. El habitáculo estaba construido con maderas reutilizadas y ladrillos colocados delicadamente pero sin una sujeción estable por la falta de cemento. Su antigua casa no era una maravilla pero parecía un palacio al lado de esta y, por lo menos, no tenía que temer que una viga cayera sobre él mientras dormía y no pudiese despertar. Namir se estaba acostumbrando a tener que cambiar de casa al mismo ritmo que los colonos israelíes avanzaban por los barrios palestinos. Esa noche no tocaba desalojo, era aún peor, los bombarderos sobrevolaban Cisjordania buscaban venganza por el soldado asesinado el día anterior. Bombas. Namir y otros 34 palestinos murieron. Peter Smith estaba tomando café con unos amigos.

2 comentarios:

Lisístrata dijo...

Es la tiranía de los dueños de la riqueza del mundo, esos carroñeros de traje impecable q, sin ensuciarse siquiera, viven a costa de las miserias de la mayoría de la población de la Tierra. La pregunta es ¿cuándo dejará de inclinarse la balanza hacia el capital y se redistribuirá con más justicia lo que a todos pertenece por derecho? creo que aún nos quedan unas pocas revoluciones y como tú mismo dices, Juan Antonio, en más de una ocasión y q yo suscribo al pie, todo pasa inexorablemente por la EDUCACIÓN*

Por cierto, me ha encantado q eligieses ese grafitti del gran Bansky q ensalza a libertad en el mismo muro de la cárcel q los palestinos sufren en Gaza.

Todos mis parabienes y un abrazo

*dije EDUCACIÓN, no adoctrinamiento político y/o religioso para la mansedumbre (por si alguien no lo tuviera claro al leer)

Anónimo dijo...

Como siempre me dejas patidifusa!!!! Eres único hermano!!!Sigue así y conseguirás todo lo que te propongas!!

Un abrazo.

Tu hermana.

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Mi Megáfono by Juan Antonio Cañero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Based on a work at mi-megafono.blogspot.com.