miércoles, 16 de septiembre de 2009

Avería en la Generación Nintendo

Algo va mal. Que unos jóvenes de Pozuelo de Alarcón sientan placer mientras alborotan unas fiestas, queman coches y provocan y se enfrentán a la policía es alarmante. Lo peor es que la mayoría de ellos no tienen la excusa de estar marginados por la sociedad ni la de sentir la necesidad de conseguir algo que echarse a la boca. Son jóvenes que forman parte de familias acomodadas y que disponen de lo que desean, cuando desean y no tienen que hacer ningún esfuerzo por conseguirlo. Puede que ésta sea una de las causas de la falta de motivaciones, de responsabilidad y de ansias por ser alguien de gente como la de esta Kale Borroca a la madrileña.

Todo el peso mediático se ha centrado en los jóvenes, esos chicos de la Generación Nintendo que han crecido junto a la comodidad y los videojuegos y que viven como si de un personaje de consola se tratara, pero poca responsabilidad se le ha exigido a los programadores de estos héroes virtuales, a sus padres. La gran parte de los implicados en los incidentes son muchachos entre 16 y 20 años, están en esa tenebrosa frontera entre estar bajo la responsabilidad de sus padres y ser autónomos. En ésta época los adolescentes pueden sentirse perdidos y ahogados en la libertad, situaciones en la que la guía y autoridad de la familia puede ser de vital importancia para conducir su camino.

Pero esta autoridad paterna no puede surgir de la noche a la mañana. Si desde pequeño un niño no ha sido educado a respetar al padre, escuchar a un profesor u obedecer a un policía y ha conseguido todo lo que ha pedido sin hacer ni un esfuerzo, cuando sea un poco mayor tiene todas las posibilidades de sentirse como un tirano que disfruta en su trono de los placeres de la vida sin mostrar empatía por nadie.

Por este motivo un poco de autoridad en los jóvenes no viene nada mal. Los padres tienen que asumir su papel educador aunque sea más feo que el de ser el amigo de los hijos, pero como dice el juez de menores del juzgado de Granada, Emilio Calatayud, “cuando un padre es colega de su hijo lo está dejando huérfano”. No se trata de pegar y reñir por norma al niño, pero sí de indicarle que para vivir bien hay que trabajar y respetar a todos los que nos rodean, mucho más a las autoridades. Esta concienciación es muy difícil mientras que, como dice Calatayud, “el juez de menores sea el menor de los jueces y el maestro el menor de los catedráticos”. En definitiva, si unos jóvenes afortunados en la vida son capaces de reventar una feria, es que algo va mal.

2 comentarios:

Lisístrata dijo...

Leí hace poco algo sobre la pérdida del SENTIDO COMÚN, q es lo que más o menos ha ido equilibrando nuestras relaciones sociales a lo largo de la historia. Nno quiere decir esto q la raza humana haya sido un dechado de virtudes, pero al menos, entre los probes y currantes de a pie, había sentido común para no joderse entre ellos más aún q lo q ya sufrían por parte de señoritos terratenientes o empresarios explotadores, a los q por supuesto faltaba el sentido común y su ausencia les llevaba a la tiranía de sus congéneres.

Ese SENTIDO COMúN se regía por pricipios q no eran necesarios estudiarlos en ningún tratado científico de pedagogía. Por lógica, la gente sabía q no se debía de gastar más de lo q ganas; que los adultos están a cargo de todo y ponen las normas en el hogar y no los menores. Había verdad y confianza a la hora de actuar, tb discreción, responsabilidad y respeto. Las obligaciones estaban por encima de toda devoción dsd chiquitos.
Pero ahora los padres y madres hacen prevalecer derechos por encima de obligaciones y todo lo enumerado anteriormente: verdad, confianza, discreción responsabilidad, respeto y por tanto SENTIDO COMÚN, se va al garete. Fracasan en su empresa como tutores cuando ven crecer un delincuente en sus vástagos y enseguida se lavan las manos culpando al maestro, a la policía o a la sociedad, porque ellos no sólo no se siente culpables de este fracaso, sino q además se consideran victimas sociales. Y ya se lía el taco en cualquier momento. Quienes estamos en esa trinchera educativa y nos enfrentamos a esos problemas,lo más q puede pasar es q nos den un revolcón cual si nos enfrentásemos a un morlaco de 500 kilos sin más protección q nuestro físico-psikico, y de verdad q tenemos q echar más arrestos q un torero luso q espera al toro para chocar contra su testum cuerpo a cuerpo y con suerte salir airoso.

En fin, te dejo unos enlaces q tienen q ver con el tema por si te interesan o interesan a algun@s de tus dilect@s lectores

<a href=http://www.elpais.com/articulo/madrid/noche/toca/zumito/chavales/elpepiespmad/20090912elpmad_2/Tes" rel="nofollow>ESTA NOCHE TOCA ZUMITO, CHAVALES</a>

otro enlace más del Señor SAco, que tiene tarea tb. te desmenuza verdades y encima te partes el culo riendo. El títulito na más es pa echar la papa y luego enpezar a leer ya "traquilo" xDD:
<a href=http://www.manolosaco.com/1680/acabaria-con-el-botellon-en-un-ora-pro-nobis/" rel="nofollow>ACABARÍA CN EL BOTELLÓN EN UN ORA PRO NOBIS</a>

sigo parriba, q aún me queda el post trino. Son las 1'10, pero esta tarea q tu nos has dejao aquí en triplete te la doblo yo en venganza, ejeejeje

Lisístrata dijo...

enlaces de nuevo, algo falló:ESTA NOCHE TOCA ZUMITO, CHAVALES

ACABARÍA CN EL BOTELLÓN EN UN ORA PRO NOBIS
a ver s sale ya

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Mi Megáfono by Juan Antonio Cañero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Based on a work at mi-megafono.blogspot.com.