lunes, 30 de noviembre de 2009

Perdón por el retraso

Perdón por el retraso, ya sabes como está la ciudad llena de claxons, la gente vuelve a la realidad, de la oficina, de la tienda o de la fábrica y ¿por qué no habrá paz en la mágica soledad de un atasco? (Kase’o en Algo de Jazz)

Casi otros dos meses sin escribir nada por aquí y empiezo con una frase que no es mía, mal vamos. Más o menos es lo que me ha estado pasando este tiempo, estoy bebiendo de otras fuentes que no son la mía. En estos dos meses de abandono de Mi Megáfono he vuelto a Sevilla, al gimnasio, al hip hop; he descubierto como se manipula con los anuncios, el soul, el jazz, ayer precisamente descubrí a Maria Eloy García… Tantas cosas sobre las que escribir que al final no me siento nunca a ordenar mi cabeza y escribir algo. Pero hoy creo que a toda esta gente que me ha enseñado durante este tiempo les voy a dejar que os hable un poco a través de mí, tienen cosas importantes que decir y quiero que lo sepa toda la gente que pasa por aquí porque "el conocimiento si no se sabe aplicar es peor que la ignorancia." (Charles Bukowski)

Ya ves que me cuesta escribir párrafos nuevos y no es que no me guste rapear es que prefiero tocarme los huevos (Kase’o en Fuego camina conmigo). Tristemente, es lo que me pasa y si te digo la verdad, me siento mal por esto. Creo que será por lo que también dice Bukowski que “mi ambición está limitada por mi pereza”, pero el ser consciente de ello creo que por lo menos me lleva por el buen camino de intentar cambiar y luchar contra mí mismo.

Pero por mi forma de escribir, o mejor dicho, por el impulso que me lleva a hacerlo, lo hago poco. Hasta ahora he escrito en el blog de una forma muy racionalizada, sólo cuando algo me quema, entra en mí y me incomoda o alegra tanto que tengo que escupirlo rápidamente. Más que un placer por escribir, es una necesidad por comunicarme. Tengo la gran desventaja de tener que hablar hasta por los codos cuando algo me golpea y hace que sienta algo, cosa que con los años voy comprendiendo que también hay que controlar para no estar expuesto a todo el mundo.

Tengo que aprender a mantener esa chispa que se enciende cuando se me ocurre algo de lo que hablar y estoy en un sitio que no puedo escribir, y también a intentar provocar situaciones que me lleven a esta iluminación de las musas “por culeras”. Aunque tengo tiempo libre suficiente para escribir con asiduidad, lo empleo mal y siempre hago cosas. La poetisa María Eloy García nos dijo ayer en una charla, que ella disfrutaba de esos momentos en los que estas mirando al techo, jugando con tus dedos… esos momentos en los que no haces nada y la mente se te va de “¿qué tengo que hacer mañana?” o ¿cuándo tengo que entregar la práctica de redacción? hasta “¿por qué las pelusas del ombligo son grises si la camiseta es amarilla?”. En lugar de esto, siempre que me siento tranquilo acabo dormido, si es después de comer, hablando por el msn (maldita necesidad de hablar) o escuchando música, donde ahora surgen la mayoría de mis “chispas”.

Se me viene a la cabeza una situación que viví el curso pasado y que podía comparar con esto. Tú que eres una persona cercana a mí, sabes que me repugna el tabaco más que lamer un sobaco de cualquiera de los del gimnasio, pero en una prueba que estaban haciendo en la facultad para medir el dióxido de carbono que teníamos en los pulmones, dí más cantidad de mierda que otra muchacha que llevaba sin fumar tres semanas, después de años de cigarros y cigarros. Lo que quiero decir es que aunque yo tenga intenciones buenas, como no fumar o escribir siempre que pueda, siempre hay por ahí algo que me lo impide, aunque sea mi perrera, y eso me molesta.

Como una forma de entrar en el blog con más frecuencia te voy a proponer una cosa. Aunque sé que la música que escucho y las cosas que ahora me están llamando la atención no son muy del gusto popular, cada vez que encuentre algo que me sorprenda o crea que merezca la pena que lo sepas lo pondré aquí, con o sin comentarios, en lo que podrían ser unas “Píldoras culturales” (es por llamarlo de alguna manera, no quiero que parezca que yo soy ahora un culturitas que vengo a iluminaros, porque en cosas de cultura también fallo, debo leer mas, ver más arte y demás)

A la vez que te pido disculpas te doy las gracias. Creo que no soy una persona que le guste presumir mucho de lo que hace o lo que tiene, pero como todo ser humano tengo mi ego. Cuando durante este tiempo alguien me ha dicho “¿cabrón cuando piensas escribir algo más?” u otra persona me decía “voy a ver tu blog que llevo tiempo sin visitarlo” y yo esperaba que volviera sabiendo que me iba a decir “¿pero todavía no has escrito ná?”. Eso para mí me ha hecho incluso más feliz que un halago después de escribir algo, me ha demostrado que hay gente que espera algo de mí, lo que también es una gran responsabilidad, que como mayorcito que me estoy haciendo tengo que asumir. Por eso, muchas gracias y nos vemos pronto.

Pd: Cuando abrí el blog me propuse no escribir nada sobre mí en particular y releyendo esto he visto que un poquito más y la mitad del texto es “tengo” y “mí”, pero de vez en cuando contarte por qué hago las cosas no está mal, aunque sea para poner una escusa por no escribir. Espero no haberte aburrido.

4 comentarios:

Lisístrata dijo...

Me alegra mucho ver q de nuevo “le haces kilómetros al bolígrafo”, siempre es grato leerte, pues tu prosa es espontánea y surgida de tus primeras experiencias como hombre adulto, q no es mejor ni peor q otrora prosa en años venideros de consistente madurez, simplemente será distinta por estar ubicado en tiempos dispares en cronología sino en acopio y sedimento de ideas y experiencias.

Dices: “Tantas cosas sobre las que escribir que al final no me siento nunca a ordenar mi cabeza y escribir algo.” Y tú sólo te contestas después: “Pero hoy creo que a toda esta gente que me ha enseñado durante este tiempo les voy a dejar que os hable un poco a través de mí” no quieras llegar a la fase de sedimentación tan pronto, que las vegas fértiles se hacen tras largos periodos de torrenteras, aguas bravas y con prisas contactan lo justo con la tierra para llevarse partículas de aquí y allá mezclada en su elemento. La vida, dijo alguien q debió ser un lumbrera, se divide en dos partes, la de la lectura de su libro y la del comentario de texto. Estás en el periodo lector, así pues no te precipites ni te comas el coco demasiado por dejar o no apunte de cuanto acontece a tu alrededor.

Para mantener esa chispa de la q hablas, sólo debes de estar atento a todo cuanto arrancas cn tu agua en tu camino, no quedarte en el primer lecho q te ofrezca la tierra, buscar salida para salir de nuevo a correr montaña abajo, pues aún es pronto para en terreno tan escarpado para dejar sedimentos, las musas llegarán en sin q se les provoque, tú sabrás q las tienes a tu lado cuando no puedas refrenar tu impulso de escribir sin pretender excusarte de no hacerlo, no sé si me explico. Es bueno engolfarse con el sofá mientras oyes música, el silencio o le das al rewing para evocar experiencias y momentos del pasado recientes o más lejanos q nos elevan y nos invitan a revivirlos de nuevo. Ten a mano siempre un bolígrafo para por si se te ocurre algo q merece la pena reseñar y el momento no te lo permite. Apunta dnd pilles esas palabras claves q te transportarán de nuevo a evocar cuanto te sugieran y, al llegar a casa, no te empeñes en parir un texto alusivo, deja el apunte en un cajón, en cuarentena, para ser visto en algún momento propicio y los dedos se irán solos guiados de nuevo por tu mente tras ese reposo. Y posiblemente sólo escribas 3 renglones, pero perfectamente lúcidos y clavados en forma y contenido. Los rollazos, como éste q te dejo, tp son demasiado atractivos para quien se encuentra con ellos de golpe y sufre un poco de vagancia lectora, mejor las perlas, pequeñas, pero perfectas y brillantes

Tb he de decirte q me encanta q cites a Bukowski, leí varias novelas de ése escritor hace algunos años y q creo q luego regalé (recuerdo especialmente un cuento de una colección de narraciones cortas q hablaba de la rebelión de los mendigos, me impresionó y dsd entonces me pregunto cómo los indigentes no causan una revolución social siendo tantos en las filas de la pobreza)

No quiero enrollarme más pero sólo una cosa: por más q te empeñes en no escribir de ti, piensa, q cada vivencia o actuación q presencies, música, lectura, suceso o cualquier acontecimiento q se te cruce y entre por tus sentidos, saldrá de ti con tu toque personal y hablará de ti. La literatura, y los artículos de opinión lo son, no se somete a las reglas de la objetividad, dejaría de ser arte, llevan impreso la sutil filigrana de quienes a paren, igual q las obras pictóricas o la arquitectura.

Y por esperar, esperaremos cómodos, tú no "sufras" por tanto, a verte de nuevo lidiar el noble arte de la comunicación, pero sobretodo esperaremos contigo de ti, ponte tb cómodo, estás en casa, el durante (importantísimo) y la llegada a las metas q tú te hayas trazado, nada más ni nada menos.

Un abrazo, maría

Mari Paz Cañero Crespo dijo...

Como siempre hermano mío fantástico!!! Y además eres super crítico contigo mismo!!! Sabes que sí, que siempre hay alguien pendiente de ti, de lo que escribes, de lo que hables, de cómo lo hablas, en fin... es mucha gente la que te sigue!! Porque eres grande!!!
Me ha encantado!!!

Karlitos Martín dijo...

Un placer volver a leerte, pero no hay mayor lujo que saber que un día nos vestimos los dos de exploradores y descubrimos a una tal Maria Eloy-García, la misma que decía que hacía poesía porque el arte era una forma de distraer a la muerte.

Tu muerte, con tu escritura, vuelve a estar entretenida.

Espero que dure.

corpus nudum dijo...

Bueno, esta reflexión es bastante profunda.

No es que cuentes cosas de ti, seguro que así están la mayoría de los estudiantes de tu edad. La diferencia es que tú tienes la inquietud (no sé si es la palabra correcta), de trasmitir tus vivencias, y eso no es malo. A ti te llena, por ejemplo, el hip hop, a mí me llenaba ese feo de la nariz larga y los pelos a media espalda que sale en la entrada de un poco más arriba.

Puede que te cueste trabajo dejar el sofá para ponerte a escribir; Pues no lo dejes. Escribe de lo que jode la pata de la mesa cuando no te toca en medio de las piernas, o si estás a gusto escribe de lo calentito que está el brasero en estos días de frío. Puede que algunas veces estos temas te llenen más que cualquier comecocos moral o correctamente ético.

A mí, personalmente me gustan las citas de otros autores, no es que tenga uno que abusar de ellas pero de vez en cuando y en el momento justo,… quedan bien y le dan categoría al escrito. Así que te voy a escribir alguna frase de uno de estos autores que aunque mis ideas contrasten un poco con las suyas, siempre lo he considerado como uno de los periodistas de opinión más ocurrentes de España. Cuenta que a este le dijo otro periodista:
“Oye, hijo, que llevo un año esperando por ti, conque prepara algo, fúmate media docena de cigarrillos y vuelve a demostrarme que hay ocasiones en las que el jodido fracaso no es otra cosa que un éxito sin suerte"...

Cuenta Jose Luis Alvite, que aquellas palabras de Carlos Herrera no le cambiaron el “color de la mierda”, pero le demostraron “…maldita sea, que en lo más hondo del pozo hay ocasiones en las que incluso en el agua estancada se reflejan como putas medallas las estrellas...”

Yo no me creo que tú no tengas cojones de brillar.

Para mí, estas frases hacen el efecto de musas de la inspiración.

Bueno, termino, quédate sólo con la mitad de la mitad de este comentario si es que te gusta, y adáptalo a lo que tú crees. Un abrazo.

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Mi Megáfono by Juan Antonio Cañero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Based on a work at mi-megafono.blogspot.com.