viernes, 5 de junio de 2009

El Secreto

Llevo 20 años viendo televisión y pocas veces me ha emocionado. He sentido nervios y tensión viendo algún partido, emoción viendo alguna película pero hoy… hoy no puedo abrir la boca por susto a que se me salga el corazón. Hoy tenga esa losa en el pecho que hace que mis costillas se hundan y que me hace sentir que mi aliento esta mucho más frío, esa sensación… que durante 20 años, la televisión me ha ofrecido solo una vez, solo hoy.

Bendito ahogo producido por la labor realizada por el programa El Secreto de Antena 3.

Estaba receloso porque todos los programas de prime time están cortados por el mismo patrón, el morbo fácil para atraer al mayor número de espectadores y colarle los anuncios más caros de la televisión. Pero esta vez no, esta vez fue diferente, esta vez me sentí dentro de la tele, quería estar dentro de ella, quería participar, no quería estar tirado en el sofá… y eso no lo ha conseguido nadie a través de la televisión. Es con lo que me quedo, con esa motivación a ser humano que no solo yo he vivido seguramente, porque hasta un amigo me comentaba cosas del programa durante uno de los descansos.

Pero antes de seguir tranquilizando mi corazón mientras escribo esto, creo que sería bueno comentar la estructura del programa por si tú no has podido verlo. El Secreto es un programa en el que un millonario, “un hombre al que la vida le ha sonreído”, como decía el primer protagonista, se marcha de su casa durante una semana a colaborar con asociaciones benéficas y ONG’s para posteriormente premiarlas con un buen donativo (en el caso de Joaquín Torres, ha donado casi medio millón de euros a varios colectivos).

A pesar del tremendo empuje que puede experimentar alguna de estas entidades a las que se ha dotado con nuevo inmobiliario o dinero en efectivo, para mí, ese no es el acto que más engrandece a esa persona y a ese programa. Lo que realmente es de valor, es poner la humanidad en horario de máxima audiencia, es mostrar a todo el mundo que quiera verlo la ardua tarea de cientos de asociaciones que trabajan, regateando miles de problemas, para que algún aspecto de nuestra sociedad mejore.

Seguro que todos alrededor, si nos esforzamos un poco, o a veces incluso sin este esfuerzo, notamos la presencia y el trabajo de estas asociaciones, pero pasan como desapercibidas. Parece que son organización que están ahí per se, que son un mecanismo que gira por inercia, pero no, sin duda no es así. Y un programa como este tiene la grandeza de poder hacérnoslo ver, mostrarnos el sufrimiento y la entrega máxima de unas personas que viven por ayudar. Muestran las triquiñuelas que tienen que hacer para recolectar el dinero necesario para las nóminas, las licencias para abrir el local, el seguro de la ambulancia, incluso nos muestran las sonrisas que los ayudados brindan con valor de 30.000 euros a sus ángeles protectores en la tierra.

El enseñarnos esto hará seguramente que mañana cuando salgamos a la calle y veamos un cartel de una charla de Proyecto Hombre, un albergue para indigentes o cuando la furgoneta de AFADEMON nos de preferencia en un paso de peatones, recordemos esa sonrisa por la que ellos se desviven y sacan cada día a sus amigos con necesidades.

El mostrarnos esto en la hora punta de publicidad es mostrarnos que el mundo que se refleja en esta no es real. Que las mujeres que se echan crema revitalizante no son como las que aparecen, que los hombres que conducen Mercedes no tienen tanto señorío y que el mundo no es como esta droga narcotizante lo pinta. En este mundo por desgracia tenemos gente que necesita ayuda, por una causa o por otra, y por suerte, tenemos gente que entrega su vida para dar la ayuda que estos necesitan, y si me apuras, un poco más por si acaso aparece alguien más que no tenían previsto.

Lo menos que se merece esta gente es que salgan en hora de máxima audiencia, unos para que se conozcan sus problemas y otros para tomar un poco de aliento y mañana levantarse con más fuerza. Se lo merecen mucho mucho más que toda la fauna televisiva que ocupa la pequeña pantalla desde que la enciendo hasta que la apago.

Pd: Mi profesor de Redacción me mataría si lo supiera, pero este artículo no puedo revisarlo, no puedo tenerlo en mi ordenador más de un minuto después de haberlo escrito porque siento que me quema, siento que tengo que decirlo ya, aunque a estas horas nadie me escuche.

Pd2: Al final sí que lo voy a revisar, pero solo para añadir esta posdata. Ni lo que escribo tiene calidad para hacerlo, ni este blog tendrá mucha repercusión, pero siento la necesidad de dedicar este artículo. Se lo quiero dedicar a mi madre Rosario y a mi abuelo Juan, una puso el trabajo y otro la sonrisa.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

TE MERECESS UN COMENTARIOO NENE:)
ES BUENISMO, HASTA ME A SUBIDO ALGO PARRIBA CUANDO PONE LO DE AFADEMOS O ALGUN EJEMPLO DE ESTOS
TE FELICITO, ME HA GUSTADO MUCHOO:)
1BESAZOO ENCANTOO

Anónimo dijo...

No te escuchará nadie pero si que te leé alguién. El que está al otro lado del teclado que paseaba por el amplio mundo de internet y se le ocurrió hacer una parada de descanso en una venta de un amigo cordobés donde dicen que sirven muy bien. Y lo puedo certificar. El profesor de redacción te mataría sí porque eso de escribir un texto desde el primer intento es catalogado por el de incompetencia. Para empezar a opinar sobre el tema expuesto, la realidad es que los medios pocas veces se dedican a mostrar (por no decir ninguna) la realidad de las ONGS en horario de máxima audiencia y es un hecho bastante admirable.

Pero bien es cierto, que otra de las apuestas empleadas por la agenda-setting de los medios de comunicación es el uso de programas con una carga emocional que logre encandilar al espectador. Hay bastantes casos ya usados en la historia de la TV, pero nunca de esta indole. Te felicito por haber encontrado hoy tu día de felicidad con la caja negra yo aún lo busco y dudo si lo encontraré. La semana que viene intentaré opinarte de manera más seria sobre el programa cuando logre visionarlo.

Firmado: Mahmadou Gala

Anónimo dijo...

Cañerito! Está guapísimo pare! Algún día me lanzaré y escribiré en un blog. Te lo a aseguro.

Firmado: Margo

Karlitos Martín dijo...

Ayer en la radio un locutor leía lo que la televisión nos pondría por la noche. Me recomendaba un programa y no le hice mucho caso. Será que cuando me hablan de televisión las recomendaciones me suenan a mentiras o a intereses escondidos.

Siéntete afortunado. Has conseguido que la semana que viene esté sentado en el sofá para descubrir con mis propios ojos este bendito secreto

candilejas dijo...

Hoy me veo obligada a escribir un comentario. El pudor de madre siempre me ha impedido hacerlo, pero ante un brindis como éste, no se puede permanecer callada.
No se si estoy más contenta por el brindis o por, una vez más, descubrir que ese corazoncito, que un día latió dentro de mi, es cada día más grande, más humano y más generoso.
No se como decir gracias, en nombre mío y de todas las personas de cualquier asociación que buscan el bienestar general, no somos especiales, intentamos ser justas dando parte de lo que nos sobra para quién lo necesita y a los que amamos.
Gracias, de nuevo por la dedicatoria, pero todo debe ser para abuelo Juan, él me enseñó a trabajar y luchar sin descanso y a pesar de habernos dejado hace un año, lo siento sonreir satisfecho de que hice lo que debía. YO TAMBIÉN SONRÍO CUANDO VEO LAS GRANDES PERSONAS QUE TENGO POR HIJOS. "GRACIAS POR EXISTIR".
Tu madre

Fran León dijo...

Bueno Cañero, quería reconocerte que a mí también me sorprendió el programa, pero de manera o por aspectos diferentes a los tuyos. No creo que tenga mas mérito que se emitiera un programa de tal sensibilidad en prime-time, porque ciertamente es lo que busca el prime-time: o bien a través del escándalo, o a través de la sensibilidad como fue el caso de Sorpresa Sorpresa por ponerte uno reconocible. Lo que verdaderamente me sorprendió y me hizo reflexionar fue a donde hay que llegar para darnos cuenta. Para darnos cuenta de un hombre, como tu dices "que le ha sonreido la vida", puede dar ese paso tan enorme. Me ha sorprendido la cercania, la nobleza, las emociones y sobre todo la amistad que ese hombre despendía en las ONGs y en las organizaciones hayá cada paso que daba. Creo que todos deberíamos aprender, yo desde luego el primero, y aunque no proporcionemos tal cantidad de dinero -por que no la tenemos o sí- ayudar día a día. La no discriminación ya es un aporte, mínimo pero productivo.

Un saludo compañero ;)

Juan Antonio Cañero dijo...

Buenas don Francisco!
Pues para mí sí que tiene más mérito poner ese programa a esa hora, en vez de a las 12 como la mayoría de programas interesantes. Es verdad que el programa es sensiblón y que a través de eso busca audiencia, pero sinceramente, prefiero ese tipo de sensiblería, más social por decirlo de una forma, que la personal de Sorpresa Sorpresa, que toca unos temas que ni me van ni me vienen y por supuesto mucho más que las gilipolleces de los programas del corazón.
Ya que hay que buscar audiencia, porque los medios son negocios como nos han dicho ya mil veces en la facultad jeje, pues mejor buscarla de una forma que puede cambiar conductas, en vez de algo más superficial e inútil.

Por cierto no me avisaste que te habías abierto el blog, a ver si le hecho un vistazo después de disfrutar un poco de la sabiduría de nuestro querido decano.

Un abrazo sojazos xD

Mari Paz Cañero Crespo dijo...

Una vez más sin palabras!!! Aunque esta vez con la fibra sensible un poco más tocada de lo normal y con los ojos encharcados en lágrimas!!
Seguro que ABUELO está allí arriba diciendo "BRAVO, BRAVO, SI ES QUE MI NIETO ES LO MEJOR DE LO MEJOR!!!"
Orgullosísima como siempre de ti!!
Te quiero HERMANO

Lisístrata dijo...

Me lo leí de un solo trago hace días, creo q me emborraché del alto grado de emotividad reconcentrada q le pusiste.
Hoy, más serena, lo vuelvo a leer. Sólo decirte que gracias por esta palpitante instantánea, no importa q no esté revisada, afilaste como saeta y diste en blanco, corazón de quien te lee.

En verdad eres hijo de quién eres, con ramalazos muy fuertes de tu abuelo Juan, al q sólo conozco por tu madre, pero lo suficiente como para saber q la sonrisa de tu abuelo la llevas tú allí dnd estés, todo un lujo recibirla.

un abrazo, Juan Antº, a tu familia por extensión.

Lisístrata dijo...

Por tu madre me acabo de enterar q estás haciendo hoy un examen muy importante, así q como me dijo q se iba a unas conferencias de La Asociación de Alzeimer se desconcentraría un poco (sólo un poco, menuda es tu mare!), al escuchar, en canalizarte energías para q todo salga bien, conque yo entro a reforzar y aquí me tienes, deseando q tengas mucha suerte en ese examen y después cuando salgas te lo pases genial, al menos descansando un poco haciendo lo q te guste.

un abrazo, Juan Antº

Juan Antonio Cañero dijo...

Muchas gracias María, pues parece que el examen no ha salido del todo mal, ahora a esperar resultados.
La suerte que tengo es que aunque sea cansao, mientras más estudio esto, más me gusta y no es pelotilleo jeje. Pero bueno es verdad que cuando acabe este achuchón si tendré más tiempo para blog, música, calle y demás.

Muchas gracias por los ánimos y un abrazo, que me voy a disfrutar de la cama que el cerebro no me da pa más jaja

Publicar un comentario

Licencia de Creative Commons
Mi Megáfono by Juan Antonio Cañero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Based on a work at mi-megafono.blogspot.com.